Hacienda de Jaral de Berrio

El casco de la Hacienda de Jaral de Berrio se compone de 3 casas cada una construida en diferentes siglos abarcando desde el siglo XVII hasta el siglo XIX. Siendo así en este último cuando se construyó la casa que más sobresale por su peculiar arquitectura de estilo neoclásico.

Enfocándonos a la última casa que se construyó a la que muchos denominan como un palacete. La Arquitectura de la hacienda de Jaral de Berrio es de estilo neoclásico. Esta construcción fue edificada por los últimos marqueses Moncada y Berrio a finales del siglo XIX. La descripción del palacete es la siguiente.

La fachada es de cantera rosa dividida en tres planos.

En la planta baja se pueden apreciar 10 columnas de orden jónico las cuales son el soporte a la planta alta. Al centro de la fachada en planta baja enmarcando la entrada se encuentran dos conjuntos de cuatro columnas también de orden jónico. La cornisa que divide planta baja de la planta alta es decorada con 9 cabezas de león en relieve. Se dice que esta decoración de cabezas de león custodiaban la entrada al palacete.

En la planta alta podemos apreciar cuatro ventanales a cada lado y al centro un balcón enmarcado por dos columnas de orden jónico. En tercer plano en la parte superior del balcón se encuentra un reloj el cual es adornado con dos grandes águilas una de cada lado y enmarcado con dos estatuas de ninfas las cuales sirven como columnas para soportar un semicírculo en donde se levanta la estatua de Juan Nepomuceno de Moncada y Berrio, III Marqués de Jaral del Berrio.

La parte superior de la fachada la recorre un barandal hecho de cantera la cual sostiene al parecer una decoración de jarrones. A los costados de la fachada en cada lado se encuentra un torreón, cada uno construido con tabique y recubierto de cantera. De los cuales se cuentan que llegaban a aventar ropa y sacos de comida que era regalada al pueblo.

Al interior se encuentra un patio central con pasillos laterales, esta primer planta era dedicada a actividades administrativas de la hacienda. Al fondo del patio podemos apreciar una escalera imperial de dos entradas cada una enmarcada con un arco ojival de cantera y al centro un arco de medio punto. Al finalizar las escaleras en la planta alta se enmarcan con tres arcos en donde en el arco central se divide en dos bloques quedando al centro el escudo tallado en cantera de la familia Moncada.

Bajo la explanada que se encuentra en el poblado de Jaral de Berrio, existen túneles que comunican entre sí a la Parroquia de San Diego de Alcalá, La Hacienda y la Capilla de la Merced. Estos tres túneles se unen llegando a un punto céntrico de la explanada.

La finalidad que tenían estos túneles, era que los hacendados pudieran asistir a misa sin ser vistos por las personas del pueblo.